Tequila, una gran fuente de ingresos para México

El tequila es una bebida alcohólica autóctona de México, la misma está elaborada a base de la pulpa de la planta de agave azul, o de lo que se conoce comúnmente como penca de agave azul, esta bebida ha alcanzado un reconocimiento y popularidad a nivel mundial que los mexicanos nunca imaginaron que podría conseguir su tradicional licor, el tequila que conocemos hoy en día se debe al proceso de destilación que trajeron los colonizadores europeos.

El proceso mediante el cual se consigue extraer el precioso liquido desde la penca del agave azul, inicia desde que se cosecha la penca del agave, muchos trabajadores dependen de grandes destilerías a lo largo del país, por lo que podría decirse que para México el tequila juega un importante papel dentro de su economía. Si te interesa conocer más sobre México y mantenerte al día con las noticias e información más actual ingresando a #DICES encontraras todo lo que buscas y más, noticias de última hora, acontecimientos importantes, información relevante y demás. Para iniciar este proceso debemos partir desde el momento de cultivo del agave azul, el proceso puede variar ya que no se trata de la misma forma en las grandes fábricas de destilería que los pequeños productores, en las grandes fábricas se recibe la penca como un producto coletudo desde los grandes cultivos para finalmente iniciar el verdadero proceso sin restar importancia al gran trabajo de los cultivadores.

Una vez dentro de la fábrica se realiza un sondeo por muestras de los distintos cultivos recibidos para determinar la concentración de azucares de cada lote y pasar a procesar el producto. Posteriormente se desmenuzan las pencas en finas hileras para iniciar el siclo de extracción del azúcar, cabe destacar que algunos pequeños productores más tradicionales fermentan la piña del agave en trozos de un tamaño moderado, en ambos casos paso siguiente se lleva a una serie de contenedores donde sumergidas en agua las fibras liberan y concentran las azucares y dan sabor y textura a la solución que se forma para luego fermentarla o acelerar el fermentado fusionando las azucares a través de un proceso de cocción que puede demorar hasta más de 7 horas dependiendo del productor y luego se deja reposar por entre 24 y 72 horas en contenedores de acero inoxidable herméticos a temperatura ambiente. El proceso siguiente es la destilación y se divide en dos procesos, el primero se encarga de eliminar el exceso de agua y concentrar el alcohol luego mediante un sistema de alambiques se logra la concentración final del tequila, por lo general un alcohol dentro del rango de consumo debería alcanzar no más de los 65° de concentración.

Existen dos últimos pasos, uno de ellos es la filtración y este proceso varía dependiendo del productor, y el segundo es alternativo y se trata del proceso de añejado, en este se rasposa el tequila en contenedores o barriles de madera especiales por un periodo que puede variar, por lo general se suelen reposar por entre 3 meses hasta más de dos años. Las grandes fábricas también juegan con la calidad y textura de sus productos finales fusionando diferentes productos terminados para conseguir un cuerpo y sabor característicos y auténticos. Este proceso no es sencillo y requiere grandes inversiones de tiempo, dinero y esfuerzo. En los últimos años en el país la producción de tequila para consumo nacional y exportación ha aumentado en más del 70% que representan un promedio de 280 millones de litros al año.

Sin duda una industria que representa un gran aporte financiero para el estado, se habla de billones de dólares al año en ingresos por este producto, debido a que se exporta a las principales regiones del mundo, siendo el mayor consumidor EUA, mientras que en el propio país el tequila representa un 26% del licor consumido.

Deja un comentario